Los vestigios de Eros

El vuelo de la lechuza

Cot The Storm.jpgLos claroscuros de un contorno, el desbordamiento de la piel, los rastros de un aroma, el abismo de un beso, la música del cuerpo. Los sentidos pueden definir los matices que se revelan en la inmediatez de los deseos y de las carencias. La avidez, la conquista, las ausencias. En estos juegos se cumplen nuestras esperanzas y se reiteran nuestras privaciones.

Como expresión estética el erotismo cumple su condición bajo unos parámetros excepcionales. En primer lugar porque en él intervienen todos los sentidos, todos ellos orientan sus percepciones hacia los rasgos en que el cuerpo deviene arte. En segunda instancia, porque justamente en el reconocimiento plástico de la corporalidad, el erotismo abandona el ámbito sensitivo y se convierte así en proyección trascendente. Desde estas dos perspectivas es posible identificar los límites y los alcances también de una esfera trivial y al mismo tiempo llena de sentido, que…

Ver la entrada original 484 palabras más

Nietzsche y el porvenir de la educación

El vuelo de la lechuza

Friedrich_Nietzsche_by_ThorStrongStone1.jpgEn 1872, un jovencísimo Friedrich Nietzsche acaba de cumplir veintisiete años. En su haber ya relampaguea su primer gran escrito, El origen de la tragedia. Aún bajo los efluvios del parto que acababa de acontecer, que le había dejado exhausto y asombrado ante su propio logro (¡Qué vivencias hay que haber tenido para escribir semejante obra!”, anotaba sobre la ocasión el padre del Zaratustra), rumia el contenido de lo que dio lugar a Sobre el porvenir de nuestras escuelas, una serie de cinco textos en la que el autor desgrana el fondo de las famosas conferencias que impartiría posteriormente en la Universidad de Basilea, centro educativo en el que fue catedrático por aquella época, y donde criticó a golpe de martillo el vacío cultural imperante en las instituciones educativasde la ciudad, y por extensión, de la  Alemania…

Ver la entrada original 1.681 palabras más

Todos somos sofistas

El vuelo de la lechuza

¿No llama Lisias sofista tanto
a Platón como a Esquines?
Elio Aristides

¡Sofistas! ¡De su presencia inicua, corruptora de la racionalidad, no puede provenir sino el error, la vanidad, el desafío a la ortodoxia! Así debe expresarse quien exalta la posibilidad de dirimir con suficiencia cualquiera de las aporías a las que suele conducir la razón. Y no son pocas, si ha de tenerse en cuenta el reto que implica encontrar un solo problema filosófico resuelto. Curiosamente Platón, a quien debemos inicialmente el ostracismo a que ha sido conducida la sofística, ilustra con suficiencia, principalmente en sus Diálogos menores, los motivos por los cuales algunos de los contradictores de Sócrates deben ser atendidos con mayor interés.

No debemos en todo caso ser injustos con Platón; cualquier juicio que se emita sobre él, si es radical, es igualmente arbitrario. La vasta tonalidad de sus escritos no merece una sentencia…

Ver la entrada original 898 palabras más

“Hemos resuelto en videojuegos un viejo sueño de Platón”

Emily Short, prestigiosa guionista del sector, explica cómo una nueva tecnología va a emular la psique y la emotividad humanas Busto del filósofo griego Platón Emily Short piensa en Platón. En su capacidad para elaborar obras teatrales de una viveza excepcional que desplegaban toda su concepción filosófica en forma de diálogos. Short recuerda un pasaje … Sigue leyendo “Hemos resuelto en videojuegos un viejo sueño de Platón”