¿Puede un chatbot ser tu próximo profesor?

Inteligencia Artificial, Machine Learning, Asistentes Virtuales… son algunas de las tecnologías que llevan en boca de todo el mundo desde hace tiempo. Sin embargo, a la vez que estos nuevos conceptos se asientan, todas ellas siguen creciendo y mostrando nuevas aplicaciones y funcionalidades. Es un hecho que nuestras máquinas y sistemas son cada vez más inteligentes y capaces. Nuestro mundo ha adquirido una inteligencia digital que tendrá una influencia masiva en la economía mundial y, por tanto, en la educación y en nuestra forma de vida, exigiéndonos una readaptación en campos desconocidos en la actualidad.

Teniendo esto en cuenta, no debe extrañarnos ver a un asistente virtual inteligente brindando asesoramiento a los estudiantes. Pero, a pesar de su uso creciente, los asistentes digitales solo arañan la superficie de los cambios que se avecinan y las Universidades tienen el reto de ir más allá del uso de la tecnología para impartir educación.

El mundo que nos rodea se está volviendo más inteligente

Estos sistemas son cada vez más capaces, pues no sólo recuperan y presentan información de forma más rápida y precisa, sino que también resuelven problemas y ofrecen asesoramiento. Y, si las máquinas inteligentes pueden asumir todas estas tareas, ¿qué significarán para la educación superior?

Una respuesta es que la inteligencia artificial, la robótica y el análisis de datos se convierten en disciplinas en sí mismas. Están surgiendo como áreas de conocimiento, programas de certificación y cursos en muchos colegios y Universidades. Pero las máquinas inteligentes catalizarán cambios aún mayores en la educación superior.

Información basada en datos

La investigación científica es un ejemplo de cómo puede cambiar el trabajo de un profesional de la educación superior. Los sistemas de búsqueda inteligente pueden superar a los mejores investigadores al revisar grandes conjuntos de documentos. Las máquinas pueden consumir grandes cantidades de información, discernir patrones y hacer predicciones que permitan a los profesionales trabajar de diferentes maneras, aumentando, así, la capacidad humana, la eficiencia y mejorando los resultados.

Experiencia Colectiva

Las plataformas de innovación en línea han surgido en la última década para capitalizar la “inteligencia colectiva”. Estas plataformas amplían la escala de colaboración posible y la gama de experiencia aprovechada. Las ideas y los conocimientos adquiridos a través de una mayor diversidad cognitiva pueden generar nuevas ideas.

Integrando credenciales en línea

Con las credenciales digitales las plataformas en línea pueden integrar educación y experiencia en una sola identidad digital. La certificación de habilidades graduadas va un paso más allá, ya que les permite a las personas demostrar y certificar lo que saben, independientemente de dónde hayan adquirido su experiencia.

Las plataformas de talentos como LinkedIn ayudan a hacer más transparentes las conexiones entre educación, experiencia y mercado laboral. Además de ayudar a los usuarios a encontrar trabajo, LinkedIn puede ayudar a las personas a identificar las brechas de habilidades, desarrollar nuevas capacidades (por ejemplo, mediante cursos ofrecidos por LinkedIn Learning) y trazar nuevas trayectorias profesionales.

Habilidades blandas

Las competencias también serán claves para el futuro de la educación profesional porque muchas de ellas -como, por ejemplo, resolución de problemas, comunicación, colaboración, pensamiento crítico y trabajo en equipo- son comunes en todas las industrias.

Las opciones para desarrollar estas habilidades están a nuestro alrededor: educación basada en competencias, certificados, insignias, etc. Las oportunidades de aprendizaje de “hágalo usted mismo” están disponibles en línea, todo el tiempo. A esto se suman los modelos alternativos de aprendizaje continuo a lo largo de la vida, necesarios para una vida profesional mucho más duradera que la conocemos actualmente. Según estos modelos, los bloques de cursos de dos o cuatro años que conforman un Grado académico serán demasiado inflexibles e insuficientes en el futuro.

Desafíos para la educación superior

Claramente, la educación es un componente crítico de cómo la sociedad maneja la disrupción masiva que representan las máquinas inteligentes. Pero, ¿en qué medida esa educación futura se parece a la de hoy?

Hoy los chatbots responden preguntas sobre el registro, la disponibilidad de cursos y las tareas. Pero el mayor desafío de la educación superior es anticiparse a lo que significa ser un trabajador del conocimiento en un mundo de máquinas inteligentes. Los cambios provocados por la IA y los robots se están produciendo en las profesiones más rápido que en la educación superior. Sin una conexión cercana a los negocios y la industria, la educación superior tendrá el desafío de anticipar los cambios en nuestras disciplinas y profesiones.

Finalmente, dado que la movilidad profesional depende de la educación, la capacitación y la experiencia, ¿la educación superior está suficientemente centrada en las habilidades y competencias transferibles a los campos que aún no se han creado?

No habrá un futuro “único para todos”. Algunas instituciones de educación superior pueden cambiar la estructura y flexibilidad de sus programas. Otros pueden enfocarse en las competencias y la forma en que están certificadas. Aún otros pueden optar por no cambiar en absoluto.

¿Qué papel elegirá la educación superior en este nuevo mundo? ¿Aceptaremos el desafío?

 

2 comentarios en “¿Puede un chatbot ser tu próximo profesor?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s