¿Serán las obras literarias con Inteligencia Artificial (IA) un nuevo desafío para los escritores del siglo XXI?

La Inteligencia Artificial ya nos habla desde el móvil, intuye nuestros gustos y preferencias, y es capaz hasta de conducir nuestros coches. Por si fuera poco, los robots empiezan a adentrarse en una parcela que parecía exclusivamente humana: la creatividad y el arte.

Siempre se ha hablado de cómo la IA iba a ir supliendo actividades sencillas hechas por el hombre, pero actualmente nos supera en algunos aspectos. En el terreno artístico, ya es un hecho que la IA ha llegado a la literatura, y lo ha hecho para quedarse. Las máquinas han pasado de recomendar qué leer a ser entidades creativas por sí mismas.

Esta incursión de la IA en nuestras más íntimas facetas despierta tanto admiración como recelos, pero es innegable que la evolución de los seres humanos está ligada al desarrollo de las máquinas. 

Hoy en día contamos con robots capaces de leer, escribir o mantener una conversación por medio de un chatbot. El papel de la IA en la creación de contenidos culturales está dando los primeros y sorprendentes resultados.

Resultado de imagen de imagen Robot Bond

Ya no necesitamos mejorar nuestra caligrafía, Robot Bond  lo hace por nosotros. Esta IA, armada con una pluma, escribe cartas imitando la letra de las personas y sin cometer una sola falta de ortografía (¡si lo pillaran los estudiantes!).

Robot escribe la Biblia con caligrafía medieval

Para los amantes de las historias de terror, existe un robot al que científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) bautizaron Shelley en honor a la autora de “Frankenstein”, Mary Shelley. Su red neural basada en el deep learning, tras leer 140 mil cuentos de horror publicados por escritores aficionados en un popular fórum de Internet, ha sido capaz de componer relatos terroríficos de forma colaborativa con sus seguidores de Twitter. Sus últimas historias están colgadas en la web del proyecto.

Resultado de imagen de imagen Shelley robot

Y, si prefieres la ciencia ficción o la fantasía, debes saber que otro robot escribe ‘Juego de tronos ante el retraso de George R.R. Martin en la sexta entrega de Canción de hielo y fuego. Tras haber leído las cinco primeras partes, el sistema de Inteligencia Artificial ha generado sus propias predicciones de la trama.

Resultado de imagen de imagen 'Juego de tronos'

Llegamos al caso de CuratedAI, una peculiar revista literaria cuyos escritos, tanto en prosa como en verso, están firmados por programas informáticos. Estos sistemas, bajo el lema “Por máquinas, para la gente”, cuentan con algoritmos de aprendizaje automático que se entrenan con los textos de autores célebres, como como Jane Austen, Haruki Murakami, J.K. Rowling o Tolstói, entre otros.

Portada de la revista digital CuratedAI

Portada de la revista digital CuratedAI

Pero hay programadores que prefieren utilizar los comentarios de los propios internautas antes que las obras de escritores reconocidos. Así, un colaborador de la revista, Felix Jung, ha llegado a desarrollar un sistema que se alimenta de la información que la gente vuelca en Twitter. Su programa Villanelle Bot escoge tuits de manera aleatoria y construye con ellos poemas:

 

No debe extrañarnos, por tanto, que algunos algoritmos hayan sido capaces de emocionar al jurado de un concurso. Según The Japan News, una novela coescrita por seres humanos y un programa de IA ha llegado a la segunda fase del proceso de selección de un premio literario nacional. La novela finalista la había presentado un equipo de investigadores encabezado por Hitoshi Matsubara, profesor de la Universidad del Futuro-Hakodate, e imitaba el estilo de Shinichi Hoshi, un escritor japonés reconocido por sus obras de ciencia ficción. El Premio Hoshi Shinichi es conocido por aceptar solicitantes que no sean seres humanos -esto es, programas de Inteligencia Artificial y variantes-, pero ésta ha sido la primera vez que una historia de este tipo supera una etapa.

Ya, en 2008, la editorial rusa Astral Spb publicó Amor verdadero, una novela íntegramente escrita -¡en tan sólo tres días!- por el PC Writer 2008, un programa informático al que se le incorporó el vocabulario, el lenguaje y las herramientas narrativas de trece escritores, además de los datos que perfilaban a los personajes de la obra, una trama y un tiempo y un lugar en los que desarrollar la historia. 

Portada de La luz solar se perdió en la ventana de cristal 

Y no podía faltar el robot poeta dotado de un sistema sensorial capaz de reaccionar a imágenes y sonidos igual que lo haría un ser humano. Su obra, que lleva por título «La luz solar se perdió en la ventana de cristal», ha sido lanzada al mercado por la editorial china Cheers Publishing, y parte de ella ha sido compartida en redes sociales bajo pseudónimos:

“La lluvia sopla a través del mar

Un pájaro en el cielo

Una noche de luz y calma

La luz del sol

Ahora en el cielo

Corazón frío

El salvaje viento del norte

Cuando encontré un nuevo mundo…”

Aplicaciones más recientes nos muestran un mundo lleno de robots generadores de noticias, artículos, guiones, discursos, etc., hasta llegar a la versión más humanizada de la IA actual: Sophía, famosa desde que el gobierno de Arabia Saudita decidiera otorgarle la ciudadanía, convirtiéndola así en la primera máquina que recibe tal distinción.

SOPHIA

La IA fue entrevistada por el medio digital “Business Insider”, que le consultó sobre diversas materias que pusieron a prueba el alcance de su razonamiento. Por ejemplo, cuando se le preguntó a Sophia sobre cómo percibía a los humanos hoy en día, su respuesta fue concisa: “Los amo”, y, al preguntársele sobre la razón detrás de su respuesta, la androide se muestra insegura sobre su capacidad de plasmar esa idea en palabras. “No estoy muy segura de entender el porqué todavía”, dice. En un terreno, algo más distendido, Sophia cuenta que, pese a no tener género por ser una máquina, se “identificaba como una mujer y no le importaba ser percibida como tal”. Tras esto, incluso se animó a preguntarle al periodista de Business Insider si se veía saliendo con una robot en el futuro.

La Inteligencia Artificial, la realidad virtual y el big-data tendrán también un gran impacto en la forma en que leeremos en el futuro, modificando los espacios físicos habituales destinados a ello. Cualquier lugar podría convertirse en una gran biblioteca online por medio de sensores inteligentes. En este contexto de integración del mundo físico y virtual, tanto los bots (programas informáticos que imitan a un humano) como las apps de los móviles basadas en chatbot (robot capaz de simular conversaciones con una persona) resultarán muy útiles para responder a todo tipo de preguntas y resolver nuestras dudas.

Imagen relacionada

Cada vez es más delgada la línea que separa lo artificial de lo humano. Se cree que las máquinas irán adquiriendo un papel cada vez más protagónico en la creación literaria y audiovisual. Pero, ¿llegarán a sustituirnos por completo? Aún no, pero todo es cuestión de tiempo.

 

9 comentarios en “¿Serán las obras literarias con Inteligencia Artificial (IA) un nuevo desafío para los escritores del siglo XXI?

  1. Fernando Eslava dijo:

    Me pregunto, ¿Qué pensarán los tradicionalistas y los humanistas clásicos de esto? ¿Será todavía la escritura el terreno fértil del hombre, o las máquinas nos mejoraran inclusive en eso?

    Le gusta a 2 personas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s