El gran hermano de la educación en línea

Vigilar a los estudiantes es incompatible con lo que se ha venido a denominar “ética del cuidado”. De hecho, vigilar a los estudiantes es lo opuesto a la ética del cuidado.

Esta es, por supuesto, una proposición discutible. 

En mi opinión, las instituciones de educación superior deben orientarse en torno a una ética del cuidado, desarrollando el potencial intelectual, social y económico de los estudiantes. Claro que hacer esto con éxito requiere operar desde un sentido de misión basado en una ética de cuidado.

Esto no significa “mimar” a los estudiantes, ni tampoco significa tratarlos como clientes que siempre tienen la razón. Significa tratarlos como algo más que unidades de horas de crédito cuya matrícula alimenta las operaciones de las Instituciones.

Una ética del cuidado requiere que uno se centre en el bienestar del estudiante cuando se trata de la toma de decisiones. Para mí, esto significa respetar su autonomía y su libertad. Nuevamente, la libertad no significa hacer lo que se quiera, sino que requiere que uno sea un miembro responsable de la comunidad. La ética del cuidado puede viajar en ambas direcciones. También significa no ser coaccionado a comportamientos que exijan sacrificar la propia libertad y autonomía.

Si mi pedagogía requiere que me involucre en la coerción absoluta para que los estudiantes completen los requisitos de mi curso, voy a repensar mi pedagogía. 

Las Universidades que creen que los estudiantes deben ser espiados mientras hacen los exámenes tienen una desconexión entre su forma de proceder y su visión de la enseñanza. Si el enfoque está en el aprendizaje, los estudiantes no necesitan ser espiados.

Las escuelas, en general, están justificando el uso de software de vigilancia de pruebas, una fuente de ansiedad del alumnado, y herramientas de “escucha” de las redes sociales que están destinadas a detectar su ansiedad y ayudar a señalar la necesidad de intervención.

Una ética del cuidado que considere el hecho de que los estudiantes aprenden mejor cuando no están ansiosos y deprimidos ahorraría algo de dinero y probablemente conduciría a mejores resultados.

Siempre que algún aspecto de las operaciones institucionales parezca demandar una solución tecnológica, puede haber una alternativa superior y más barata, y la forma de encontrarla es partiendo de una ética del cuidado.

Cuida tu salud | Comunidad de Madrid

2 comentarios en “El gran hermano de la educación en línea

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s