Simulación de la propagación de COVID en el entorno universitario

Una nueva investigación sugiere que para un campus universitario que sufre el COVID-19, las pruebas precisas, los límites en el tamaño de la clase y el contacto social pueden ser de importancia crítica.

Los investigadores tratan de responder algunas de esas cuestiones o, al menos, de proporcionar algunas sugerencias. ISTOCK.COM/ABLOKHIN

Una investigación reciente, a cargo de profesores del Swarthmore College y la Universidad de Pennsylvania, ha diseñado un modelo de propagación de COVID-19 en un entorno universitario para examinar qué esfuerzos de mitigación son más efectivos contra la propagación de la enfermedad.

El modelo se basa en el trabajo de Kim Weeden y Benjamin Cornwell, profesores de sociología en la Universidad de Cornell, de Philip Gressman, profesor de matemáticas en la Universidad de Pensilvania, y de Jennifer Peck, profesora de economía en Swarthmore, cuyas conclusiones pueden consultarse aquí.

Los investigadores, convencidos de la ansiedad que produce leer tantos artículos de opinión en los que las personas están haciendo todo lo posible para resolver las cosas, se dispusieron a crear  un modelo  para tratar de ver si había alguna estrategia viable para mitigar la propagación a través del contacto académico en una Universidad.

La Usal ocupa el puesto 15 en la clasificación universitaria por ...

Aulario | Pinterest

Su modelo examina una hipotética Universidad de 20,000 estudiantes y 2,500 instructores que interactúan diariamente durante 100 días. El tamaño promedio de clase en la simulación es de 24 estudiantes, con un 90 por ciento de clases de 50 estudiantes o menos.

Según sus predicciones, cada día hay un 25 por ciento de posibilidades de que un individuo en el Campus que no esté en cuarentena, que aún no haya sido infectado, pueda infectarse espontáneamente por contacto no universitario, una tasa que los investigadores dijeron que era bastante baja en comparación con otras estimaciones. En ausencia de cualquier intervención, el modelo sugiere que todos los miembros susceptibles de la comunidad adquirirían COVID-19 al final del semestre, con tasas máximas de infección entre 20 y 40 días en el semestre, incluso si el semestre comienza sin infecciones.

Salamanca figura en el puesto 16 por el número de estudiantes en ...

Campus universitario | Pinterest

Una intervención estándar, que consiste en cuarentena, rastreo de contactos, uso de máscaras universales, pruebas diarias del 3 por ciento de la población universitaria y clases grandes (30 o más estudiantes) que se pasaron a la educación en línea, sugiere una imagen ligeramente más optimista, con infecciones mantenidas por debajo de 66 personas en un 95 por ciento de las simulaciones.

 

El modelo encuentra que transformar clases de más de 30 estudiantes en clases virtuales es una medida muy efectiva para evitar infecciones. Esa intervención también permite que las clases pequeñas usen espacios de clase grandes, como auditorios o salones de actos, lo que tiene un impacto pequeño pero medible. Requerir máscaras es moderadamente importante, encontraron los investigadores, con pruebas aleatorias y rastreo de contratos que tienen una menor importancia individual para disminuir la infección.

Incluso si la Universidad no tiene infecciones, las pruebas del 3 por ciento de la comunidad por día con una tasa de falsos positivos del 0,8 por ciento darían como resultado 5.4 pruebas de falsos positivos por día. Si el rastreo de contactos resulta de 10 a 20 personas adicionales en cuarentena por cada prueba positiva, una Universidad sin infecciones verdaderas podría poner de 54 a 108 personas en cuarentena cada día, solo por falsos positivos. Eso saldría entre 750 y 1.500 personas en cuarentena en un momento dado.

Por otro lado, todo el profesorado debe prepararse para ausencias prolongadas de los estudiantes debido a la cuarentena. En el mejor de los casos, las clases pasarían un promedio de una a dos semanas del semestre con al menos el 10% de los estudiantes ausentes debido a la cuarentena. Por esta razón, se espera que incluso las clases pequeñas que permiten reunirse en persona necesitarán procedimientos para la continuidad de la instrucción de los estudiantes vulnerables y en cuarentena.

Peck y Gressman también concluyeron que será extremadamente importante que los estudiantes se abstengan de todo contacto entre ellos fuera de los entornos académicos y residenciales. Incluso las tasas de contacto muy pequeñas en entornos de grupos grandes como comedores o fiestas pueden ser suficientes para originar un brote en el Campus, independientemente de cualquier otra medida de protección que se haya implementado.

Si los estudiantes no están dispuestos a renunciar al contacto social opcional, cualquier tipo de estrategia de mitigación sería inútil. Se habla mucho sobre lo que sucederá en el aula y si van a poner barreras y cosas así. Eso es realmente importante, pero una de las conclusiones debería ser: “No importa lo que hagas en el aula si no tienes en cuenta todos esos otros aspectos“.

 

 

9 comentarios en “Simulación de la propagación de COVID en el entorno universitario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s